Tendencias AGRO Por superupc - Martes 22 de noviembre del 2016

INVESTIGACIÓN AGROALIMENTARIA: Factor Estratégico del Desarrollo

Teóricamente, la investigación es la búsqueda intencionada de conocimientos o de soluciones a problemas, encontrándose entre las principales funciones de la Universidad.

Por ello, todo estudio tiene un proceso y unos objetivos específicos, que responden a una limitación en particular. Como resultado de esto, la investigación y el desarrollo tecnológico van de la mano. Lamentablemente, aún no lo terminamos de entender por completo.

En la actualidad, una serie de preocupaciones agobian al mundo e influyen directamente en los negocios agroalimentarios. Entre ellas, podemos citar al cambio climático, la contaminación ambiental, la escasez de agua, el manejo de los desechos, la degradación del suelo y la perdida de la biodiversidad. Es imprescindible focalizar esfuerzos a fin de encontrar salidas a esta problemática. Investigar es cuestionar, es proponer, es analizar.

El sistema agroalimentario ha evolucionado en los últimos tiempos. Se ha convertido en una actividad importante para nuestro desarrollo económico. Pero para su consolidación, requiere de integrar estrategias de gestión en temas ambientales, tecnológicos y de calidad.  a las tácticas empresariales haciéndose necesario explorar las interrelaciones que existen entre los diferentes factores involucrados investigar.

Por otro lado, las tendencias en alimentos marcan la pauta a seguir en los agronegocios. Este año los estilos incluyen la sostenibilidad, las porciones personales, las compras on line, el consumo de productos tradicionales, el valor del origen de los productos y los alimentos alternativos o sustitutos, entre los principales. En todos los casos, puntos de partida para investigaciones a nivel agroalimentario.

Además, la investigación es la base de los procesos de innovación que conducen al desarrollo. A su vez, la innovación contribuye a fortalecer la competitividad. En consecuencia, el objetivo final debería ser la generación de patentes, que rentabilicen las inversiones. Es por ello, la urgencia de articular esfuerzos entre el sector estatal, el empresariado y la universidad a través de proyectos de investigación. Es una acción impostergable.

A nivel iberoamericano, Scimago elabora una clasificación basada en su producción científica. En su informe del 2015, señala que en el quinquenio 2009-2013, la Universidad de Sao Paulo tenía 55 659 publicaciones mientras que en conjunto 72 instituciones educativas peruanas alcanzaron 4 311 publicaciones. Nos ubicamos en el penúltimo lugar. Es primordial desarrollar una estrategia que fomente las investigaciones, en particular, en el sector.

Para mejorar estos resultados, debemos disponer de las herramientas necesarias para promover la investigación, así como definir claramente líneas de investigación que respondan a las necesidades del sector. También hay que fortalecer las instituciones encargadas de los sistemas de información, cuyas cifras e informes sirven de insumo en los diferentes procesos de la inteligencia comercial, indispensables en la toma de decisiones en las empresas globales.

Temas como la productividad, la inocuidad y la rentabilidad de productos, procesos y mercados deberían ser pilares dentro del campo de investigación agroalimentaria. Habría que examinar las interrelaciones entre estos factores y las estrategias comerciales de las empresas agroexportadoras. Un ejemplo de esto sería sondear las técnicas involucradas en la generación de valor agregado. Aún hay mucho por identificar, analizar y evaluar.

Finalmente, debemos señalar que la investigación agroalimentaria enfrenta una serie de retos en los próximos años. La generación de tecnología, la gestión del agua, el manejo de los recursos genéticos, la sostenibilidad de la agricultura y las estrategias contra el cambio climático son algunos de los desafíos de un futuro muy cercano. Hay que buscar alternativas de solución, es el momento de empezar. La investigación debe ser la herramienta a potenciar.

 

Hernani Larrea Castro
Director Académico
Carrera de Administración y Agronegocios (UPC)