Comparte tu Talento Por blogcontabilidad - Sábado 21 de enero del 2017

Cómo preparar una rica parrilla

En esta época es muy común reunirse con amigos ya sea en la playa, el club o en una casa para disfrutar de una buena parrilla. Hay muchos factores que se deben tomar en cuenta para su preparación, como son por ejemplo: el carbón, cómo prender la parrilla, el tipo de carne, el tiempo de cocción, entre otros.

​Con respecto al carbón y a la manera de encender la parrilla, lo que se sugiere es utilizar carbón fresco, es decir, recién comprado. Luego, se construye una especie de torre y se introduce el mechero prendido. Al cabo de una media hora, se recomienda esparcir el carbón ya en brasas de manera pareja por toda la parilla.

En lo que concierne a las carnes, primero que nada debemos evaluar el presupuesto que tenemos. Obviamente las carnes americanas del tipo Angus son las mejores, pero también son las más caras, ya que un paquete de entraña o de bife puede exceder tranquilamente los S/.100 nuevos soles. Las carnes argentinas o las peruanas Premium son también una muy buena opción costando casi la mitad que las americanas. A mí por ejemplo, me gusta mucho el asado de tira y el bife de chorizo, pero conozco varias personas que les encanta la entraña.

A la hora de poner la carne en la parilla, es muy importante hacerlo cuando ya la brasa esté al rojo vivo y ya no salga humo, de lo contrario se corre el riesgo que la carne termine negra. Otro aspecto a tomar en consideración, es que si la carne es muy delgada (como es el caso de la entraña), no tiene que estar mucho tiempo en la parrilla, ya que se corre el riesgo que se seque y pierda todo su jugo. Para el caso de las carnes gruesas (como el bife de chorizo, también llamado bife angosto, y la picaña por ejemplo). Lo que debemos hacer es sellar la carne por ambos lados, es decir, darle la vuela al minuto de haberla colocado en la parrilla. Luego de un rato, sugiero dar pequeños cortes a fin que se cocine bien por dentro. Lo que yo siempre hago, sobretodo cuando son varios los comensales, es cortar por tajadas y dejar la carne ya cortada en la parrilla por un tiempo breve. De esta manera, uno se asegura que no esté cruda y siempre cuidando que la misma no se seque y pierda su jugo.

Una vez que la carne ya está lista, se le debe aplicar sal gruesa o sal parrillera, no antes porque sino la misma se seca y pierde sus propiedades. En mi caso, prefiero hacerlo bajo de sal y ya luego cada persona le puede agregar un poco más de sal a su gusto.

 

Autor: Humberto Valdéz (Polo Negro), Profesor de la carrera

Blog de Contabilidad y Administración UPC