Conceptos Por blogepgsinergia - Lunes 2 de enero del 2017

¿Qué tan transparentes son las empresas peruanas?

Conocer detalles de la actividad de un socio potencial permite levantar dudas, acelerar las negociaciones y reducir así el costo de hacer negocios.

Escrita por Christophe De Greift.

Al evaluar una transacción comercial o una alianza estratégica, el ejecutivo peruano tiene acceso a mucha información confiable y gratuita para conocer la potencial empresa aliada. Si esta tiene actividad de comercio exterior, el portal web de Aduanas revela todo sobre sus importaciones y exportaciones, incluyendo cantidades, precios y proveedores, entre otros. Si la empresa factura más de 3000 UITs (3.3 millones de dólares, aproximadamente) o tiene activos por un monto superior, sus estados financieros auditados deben ser accesibles al público a través de la Superintendencia de Mercados y Valores (SMV). Hasta se puede leer el tamaño de la planilla en el portal de la SUNAT. Poquísimos países en el mundo obligan a las empresas privadas a tanta transparencia, sobre todo cuando no están listadas en bolsa.

Una alta transparencia empresarial es particularmente acertada en un país con tanta desconfianza hacia la empresa privada. Según Latinobarómetro, solo el 4% de los peruanos dicen tener mucha confianza en las empresas privadas, el más bajo porcentaje de Latinoamérica. Conocer detalles de la actividad de un socio potencial permite levantar dudas, acelerar las negociaciones y reducir así el costo de hacer negocios. Traduciendo las palabras de Jim Burke, ex CEO de Johnson & Johnson: “No hay éxito sin confianza. La palabra ’confianza‘ representa casi todo lo que uno puede esforzarse por conseguir que contribuya al éxito”.

Sin embargo, en la práctica, el nivel de transparencia empresarial no es lo que las leyes actuales sugieren. Si bien es cierto que toda la información de comercio exterior está disponible gratuitamente en el portal de Aduanas, es gracias a empresas especializadas – que naturalmente cobran por su servicio – que realmente podemos gozar de esta información de forma oportuna y fácilmente analizable. En cuanto a los estados financieros auditados de empresas no supervisadas por la SMV, solo una minoría ha cumplido con una ley del 2011 obligando su entrega a la SMV. Ante este bajo nivel de cumplimiento, las autoridades ampliaron el plazo hasta el 2016 o el 2017 según el nivel de facturación. Sin mayor fiscalización, esta ley difícilmente alcanzará el nivel de cumplimiento esperado.

Algunos podrían argumentar que 3000 UITs (US$ 3.3 MM) dejan fuera la gran mayoría de las empresas – las PYMEs – y por supuesto las informales, pero estimo que tener información financiera de las empresas por encima de este límite sería un excelente inicio, considerando que esas grandes empresas representan alrededor del 50% del PBI.

Si la transparencia empresarial trae beneficios al Perú, pues debe ser empujada vigorosamente por las autoridades peruanas. Leyes adecuadas fueron promulgadas hace unos años, pero su ejecución ha sido parcial.  ¿Alguna sensación de ‘déjà vu’?

Christophe De Greift es Director en RTM Consulting y profesor de Postgrado UPC. Este artículo originalmente fue publicado en su blog. Puede seguirlo en su página LinkedIn.

Foto: Matheus Almeida/flickr/ cc
Sinergia e Innovación Blog