Noticias Por blogadnnii - Miércoles 24 de agosto del 2016

Cadenas Globales de Valor

Las Cadenas Globales de Valor (CGV) cumplen un importante papel en la división internacional del trabajo y tienen impacto en el desarrollo económico de los países.

Aunque hay un creciente número de Cadenas Globales del Valor comandados por empresas de países en desarrollo, el caso más común es aquel en que las empresas de los países en desarrollo entran en cadenas como subcontratadas para tareas específicas, esto quiere decir que estos sistemas en su mayoría son coordinados por empresas líderes y en general de los países desarrollados.

¿ Y qué es una Cadena Global de Valor? Son un conjunto de eslabones o actividades necesarias para generar un producto o servicio, desde su concepción hasta la venta final,Las CGV pueden ser entendidas como una nueva forma de funcionamiento y organización de las redes transnacionales, que representan alrededor del 80% del comercio mundial. Las empresas tratan de optimizar sus procesos ubicándose en diferentes niveles alrededor del mundo. Las últimas décadas han sido testigo de una fuerte tendencia a la dispersión internacional de las actividades de la cadena de valor, tales como el diseño, producción, comercialización, distribución, etc.

Existe una correlación positiva entre la participación en las cadenas de valor mundiales y las tasas de crecimiento del PIB per capita. Las economías en las que ésta participación aumenta más rápido, se registran tasas de crecimiento del PIB per capita aproximadamente de dos puntos porcentuales superiores al promedio. Además, la participación en las cadenas de valor mundiales suele traducirse en la creación de empleo en los países en desarrollo y en un mayor crecimiento del empleo, incluso cuando esta participación depende de la importación de contenidos para las exportaciones.

¿Cuál es el escenario Latinoamericano? Los países de Latinoamérica siguen mostrando dependencia a las exportaciones tradicionales o primarios, por ejemplo, en el caso de Perú, la exportaciones tradicionales representa alrededor del 68% del total de sus exportaciones, sin embargo, si es necesario destacar que se está mostrando una estructura más diferenciada que en el primer centenario y con una importante cuota de productos manufacturados. Asimismo, mientras que a mediados de los noventa, seis países de la región eran fuertemente dependientes de la venta de commodities (Bolivia, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay), a mediados de la presente década sólo tres permanecen en estas condiciones ( Paraguay, Perú y Uruguay). La mayoría de los países en desarrollo están aumentando su participación en las cadenas de valor mundiales. La participación de estos países en el comercio de valor añadido mundial aumentó del 20% en 1990 al 30% en 2000 y a más del 40% en la actualidad. Sin embargo, muchos de los países en desarrollo más pobres siguen teniendo muchas dificultades para acceder a las cadenas de valor mundiales en sectores que no sean las exportaciones de recursos naturales.

El desafío entonces es cómo avanzar en la cadena productiva, dejando de ofrecer productos primarios para comenzar a vender bienes y servicios con valor agregado, basados en tecnología y conocimiento, asi como también en resaltar un mayor protagonismo de las empresas de origen local en todo el mundo y profundizar los procesos de internacionalización. El crecimiento de la región depende sobre todo de diseñar estrategias nacionales para incorporar cada vez más valor a los procesos productivos, incrementar la competencias tecnológicas, apertura comercial,  cooperación público privada y diversificar mercados y productos.

¿Qué deben hacer las economías? Los países deben tomar la decisión estratégica de promover o abstenerse de promover la participación en las cadenas de valor mundiales sopesando cuidadosamente las ventajas y desventajas de participar en las cadenas de valor mundiales, y los costos y beneficios de las políticas proactivas de promoción de estas cadenas o de las estrategias de desarrollo impulsadas por estas, en función de su situación concreta y su dotación de factores.

Las políticas deben destacar en el aprovechamiento de las cadenas de valor mundiales en favor del desarrollo Si los países deciden promover activamente la participación en las cadenas de valor mundiales, las autoridades deben determinar en primer lugar cuáles son los perfiles comerciales y las capacidades industriales de sus países y evaluar de manera realista las vías de desarrollo basadas en dichas cadenas con miras a su posicionamiento estratégico.

Acceder a las cadenas de valor mundiales, obtener beneficios de la participación en estas cadenas y concretar las oportunidades de avanzar en ellas requiere un enfoque estructurado que incluya: i) integrar las cadenas de valor mundiales en las estrategias generales de desarrollo y las políticas de desarrollo industrial; ii) permitir el crecimiento de estas cadenas creando y manteniendo un entorno propicio en materia de inversión y comercio, y proporcionando infraestructura de apoyo; y iii) fomentar las capacidades productivas de las empresas locales. Mitigar los riesgos que entraña la participación en las cadenas de valor mundiales exige iv) un sólido marco ambiental, social y de gobernanza. Por último, alinear las políticas comerciales y de inversión implica determinar v) las sinergias entre las dos esferas de política y en las instituciones pertinentes.

Las autoridades, deben entender cuál es la posición de sus países y estructuras industriales en relación con las cadenas de valor mundiales, el cual constituye un punto de partida para la incorporación de dichas cadenas en la estrategia de desarrollo. Otros factores que se deben considerar es a)permitir la participación de las empresas locales en las cadenas de valor mundiales supone crear y mantener un entorno propicio para la inversión y el comercio, y establecer los prerrequisitos de infraestructura para dicha participación, b) Proveer infraestructuras físicas e inmateriales confiables tomando énfasis en el sector de la logística y telecomunicaciones el cual es de gran importancia para atraer actividades de las cadenas de valor mundiales, c) Desarrollar buenas conexiones de comunicaciones y transporte también puede contribuir a “fijar” en mayor medida las operaciones de estas cadenas, d)Fomentar la capacidad productiva nacional mediante servicios de desarrollo y fomento de las capacidades, e) Desarrollar vínculos entre las empresas nacionales y extranjeras y los vínculos interinstitucionales pueden proporcionar a las PYMES locales los factores externos necesarios para hacer frente al doble desafío de la creación de conocimientos y la internacionalización, necesarias para participar eficazmente en las cadenas de valor mundiales. f).Fomentar la capacidad nacional, ofreciéndoles un marco de protección eficaz de los derechos de propiedad intelectual, g) Fomentar una política de desarrollo del espíritu emprendedor que comprenda formación empresarial y en materia de gestión, y apoyo en forma de capital de riesgo. h) Desarrollo de herramientas financieras con el fin de controibuir con los segmentos iniciales de las cadenas de valor, en las que el beneficio para las empresas locales es más directo, i) Proporcionar un sólido marco ambiental, social y de gobernanza. Disponer de un marco sólido de políticas ambientales, sociales y de gobernanza es esencial para aumentar al máximo la repercusión de las actividades de las cadenas de valor mundiales en el desarrollo sostenible y reducir al mínimo sus riesgos, j) Establecer sinergias entre las políticas y las instituciones vinculadas con el comercio y la inversión, entre otros

En el plano empresarial, las oportunidades de las empresas locales de aumentar su productividad y pasar a desempeñar actividades de mayor valor añadido en las cadenas de valor mundiales dependen del tipo de cadenas en las que operan, la gobernanza y las relaciones de poder en estas, la capacidad de absorción de las empresas, y el entorno de negocios e institucional de la economía. A nivel nacional, las vías eficaces para avanzar en las cadenas de valor mundiales no solo abarcan un aumento de la participación en estas cadenas, sino también un incremento de la creación de valor añadido nacional. Asimismo, comprenden la ampliación progresiva de la participación en cadenas de valor mundiales de mayor nivel tecnológico, pasando de las exportaciones basadas en los recursos naturales a exportaciones de manufacturas y servicios con grados de complejidad cada vez mayores.

 

Elaborado por: Pamela Benavente Chen, Docente de los cursos de Transporte Global y Fundamentos de Negocios Internacionales

Fuentes:

 

Imagen de blogadnnii
Administración y Negocios Internacionales UPC Blog