Actualidad Por moderadorblog - Lunes 17 de octubre del 2011

¿Están las escuelas de negocios preparando profesionales en el área de finanzas que requiere el mercado?

Estos últimos años son fieles testigos de los cambios dramáticos que las empresas vienen experimentando. El origen fundamental de dichos cambios, es el alto interés por parte de los ejecutivos por crear valor para sus inversionistas. Los gerentes están en una constante identificación y ejecución de proyectos cuya rentabilidad sea mayor al costo de levantar dinero para financiar los nuevos negocios.

Por ejemplo, si en la inversión de un hotel se estima un desembolso por US$20 millones y el costo obtener de dicho capital (rentabilidad exigida por los accionistas y acreedores) es menor  a la rentabilidad por cada  dólar invertido, no debería  llevarse a cabo dicho negocio; pero si esta es mayor al costo del capital, entonces se estaría creando valor. Cuando los gerentes crean valor, toda la comunidad en su conjunto se beneficia (mejores hospitales, escuelas, etc.).

Esta filosofía está logrando que exista una cierta competencia entre las empresas para levantar capitales de bajo costo y riesgo con la finalidad de impulsar nuevos negocios, lo que hace atractivos a los fondos de inversiones para financiar mejores proyectos, que al final benefician a la economía en su totalidad.

¿Qué están haciendo las escuelas de negocios frente a esta problemática? Por lo que podemos observar en el mercado local, no todas están tomando acción para enfrentar a estos cambios constantes. El diseño de sus programas para ejecutivos no permite preparar a los estudiantes en el área de finanzas para que se conviertan en profesionales capaces de crear un círculo virtuoso de creación de valor sostenido en el tiempo.

Por lo tanto, si un programa especializado en finanzas no desarrolla las competencias mínimas, como es el conocimiento funcional en la especialidad, es decir el aprendizaje de las mejores prácticas y entendimiento de las últimas investigaciones, no estará creando un marco teórico sólido. Pero lo anterior no es suficiente si el futuro profesional no es capaz de desarrollar habilidades y destrezas en el mundo de los negocios —como la aplicación de la teoría (conocimiento funcional) con casos del mundo real— diseñando herramientas financieras o adaptando  a su realidad  técnicas utilizadas por empresas exitosas (best practices). Asimismo, es importante el diseño de indicadores financieros que ayuden a evaluar, de la manera más exacta posible, el impacto de las estrategias en la creación de valor. Y, por último, un buen manejo de la parte actitudinal. Si lo anterior no se está dando, una escuela de negocios, no está cumpliendo con su tarea  primordial de formar los profesionales que requiere el mercado actual.

Hoy en día, se puede apreciar un gran interés por la especialización en finanzas. En la escuela de negocios en la cuál soy director del área, hemos venido experimentando un incremento significativo de matrículas en los cursos, diplomados y master de finanzas; y la tendencia va por ahí, siempre y cuando se diseñe programas que estén de acuerdo a las necesidades de profesionales en el mercado.

Manuel Chu Rubio
Director del Área de Finanzas
Escuela de Postgrado de la UPC

El Fondo Editorial de la UPC recomienda:
Los libros de Manuel Chu: Finanzas para no financieros y Mis finanzas personales. Adquiérelos aquí.

Imagen de moderadorblog
Moderador Blog