Actividades extracurriculares Por blogtraduccion - Sábado 30 de abril del 2016

Sobre la visita de M. Elena Fernández-Miranda Nida y el sentido comunicativo de la traducción

Una breve nota sobre lo que nos deja una muy grata visita

Catalina Román Cáceres

«El lenguaje no es un corpus fijo, sino un mecanismo gigante que es capaz de articular expresiones».

          El pasado miércoles 20 de abril, un grupo de asistentes al evento «Lengua, cultura y traducción en la obra de Eugene Nida» esperaba ansioso la llegada de la doctora M. Elena Fernández-Miranda Nida, distinguida expositora internacional, que visitaría UPC para pronunciar la conferencia. Los minutos corrían, mientras el deseo por el inicio de la conferencia también iba en aumento. Había un público variado esta vez —a saber, alumnos y profesores de traducción de distintas universidades, investigadores y profesionales, y otros invitados—.

         El ingreso de la doctora Fernández-Miranda al Aula Magna alivió la gran expectativa. La conferencista inició su exposición con pasajes de la vida de Eugene Nida, su esposo, autor de todo un nuevo enfoque sobre cómo traducir a partir del dinamismo de la equivalencia. Eugene Nida dedicó cerca de cincuenta años de su vida al estudio del lenguaje y la traducción. Sostenía que las palabras no tienen un significado fijo (a la luz de la arbitrariedad del signo lingüístico), sino que el contexto, las circunstancias de la comunicación y la intención del emisor son los factores que determinan el significado, el sentido, ergo, la equivalencia. Para la expositora, el trabajo del traductor y el conocimiento de otras disciplinas —por ejemplo, la antropología— son fundamentales para la traducción como una labor profesional: la cultura y las palabras se determinan entre sí. Por ende, la cultura influye también en la traducción como producto. Como parte de una comunidad de traductores, este es uno de los pilares que debemos considerar en nuestro proceso de traducción.

         Cuando inició la rueda de preguntas, el público pudo compartir sus dudas y comentarios. Cada uno fue abordado de manera clara y con mucha amabilidad. Definitivamente, esta enriquecedora experiencia quedará en la memoria de todos los asistentes, que salimos de aquella sala con una nueva perspectiva —revitalizada— de nuestra apasionante profesión.

 

Catalina Román Cáceres

Es estudiante del séptimo nivel de la carrera de Traducción e Interpretación Profesional. Sus lenguas de especialidad son el castellano, el inglés y el francés.

 

 

Imagen de blogtraduccion
Traducción e Interpretación Profesional UPC Blog