Líneas curriculares por competencias Por blogtraduccion - Miércoles 16 de marzo del 2016

La importancia de la corrección de textos para un estudiante de traducción

Una compañera TIP del quinto ciclo de la carrera comparte con nosotros algunas ideas sobre la importancia de la corrección de textos.

Alexandra Yupán Córdova
Estudiante del quinto ciclo 
Traducción e Interpretación profesional, UPC

Al realizar una traducción, se realizan muchas tareas, a saber: aproximarse al texto fuente, comprenderlo, identificar y solucionar problemas traductológicos, empezar a traducir, tomar decisiones en cuanto al léxico, la gramática, la sintaxis, modular el contexto cultural del texto fuente al texto meta, reflejar la estilística del autor, etcétera.
          Son tantas las tareas que debemos ejecutar antes, durante y después de traducir que no sería nada extraño que se nos escapara algún error de puntuación, algún cambio u omisión de letra. Es por esta razón que la corrección de textos es también una etapa fundamental en nuestro proceso traductológico, ya que nos ayuda a redondear un texto y así garantizar la calidad del producto final.
​          La corrección de textos es el proceso que consiste en la revisión de escritos con la finalidad de detectar y corregir errores en los diferentes niveles de composición textual.
​          La revisión (bilingüe) y la corrección de un texto traducido es de gran utilidad porque, además de ayudarnos a notar los despistes, fallos y erratas que pudimos cometer durante la producción, nos ayuda a cerciorarnos de que el mensaje original del texto fuente y su contenido han sido traslados correctamente.
​          Aunque por lo general se recomienda que el corrector sea una persona distinta del productor de un texto, ya que alguien diferente puede reconocer con más facilidad y frialdad los errores de otro, la  corrección aplicada a un texto propio es posible, pero requiere de cierta experiencia y práctica. Es por eso que, desde ahora como traductores en formación, debemos comenzar a ejercitarnos en esta área.
​          Muchas veces oímos decir que una vez terminada una traducción hay que dejarla «reposar». Esto refiere a que hay que dejar descansar y despejar nuestra mente por un momento para luego releer el texto; debemos brindarnos la ocasión para cuestionar, reformular o respaldar nuestras decisiones.
​          Una idea final para concluir:

                  Corregir es entonces una técnica, que se nutre de conocimientos previos y de procedimientos específicos que son factibles de ser adquiridos con la práctica. Pero también es un arte, ya que no existe una única versión posible para corregir un texto.
(García y Estrada, 2006)

Sabemos también que no existe una sola versión de texto traducido.

Referencias
GARCÍA NEGRONI, María Marta y Andrea ESTRADA (2006): «Corrector o corruptor. Saberes y competencias del corrector de estilo», Páginas de Guarda, 1, 26- 40.

Alexandra Yupán

 

 

 

Alexandra es alumna del quinto ciclo de la carrera de Traducción e Interpretación Profesional. Sus lenguas de especialidad son el inglés, el francés y, por supuesto, el español.

Imagen de blogtraduccion
Traducción e Interpretación Profesional UPC Blog