Noticias Por moderadorblog - Sábado 15 de marzo del 2014

Acerca de los enfoques filosófico - hermenéuticos en la traductología

Como plantean Campos y Ortega (2005), «no tiene sentido […] pretender que la Traductología tiene como fecha de nacimiento, como defienden algunos, el momento en el que se le otorga a la “traducción e interpretación” el estatuto de “área de conocimiento independiente” en el panorama universitario, nacional o internacional».

En la medida que los enfoques que han surgido para abordar el fenómeno de la traducción se dieron de manera previa o paralela a la constitución de la disciplina, el influjo de la lingüística, la filología y las distintas corrientes de pensamiento resultaron pertinentes y valiosas para la consolidación de la traductología. Los enfoques y escuelas que han nutrido la reflexión en torno a la traducción son diversos debido a que el fenómeno de la traducción requiere de distintas perspectivas para que pueda ser estudiado de forma tentativamente cabal. Una necesidad de este tipo conlleva un avance de la mano de propuestas de otras disciplinas (de ahí la característica interdisciplinar) que problematizan la traducción mediante nuevas categorías teóricas y cuestiones prácticas que conducen a la traductología a conocer sus límites (una imagen propuesta por África Vidal en 2005).

Hurtado (2001) agrupa bajo la etiqueta enfoques filosófico-hermenéuticos, las propuestas de distintos autores que se referían a la traducción a partir de la filosofía, la hermenéutica o de los discursos posestructuralistas. Lo valioso de estas perspectivas es el influjo que han podido brindar desde espacios que se alejan de las disciplinas, como espacios clausurados (según la jerga derridiana), y revisan los planteamientos de base (epistemológicos) de la Traductología. Malmkjaer (2010) propone que esta perspectiva alejada de los temas disciplinados, la de la filosofía de la traducción, es productiva en la medida que se desarrolle de manera conjunta a la Traductología (Translation Studies): «The philosophy of translation shows us that translation is always possible; but Translation Studies shows what else, apart from translation, is involved in translation». Aunque la autora desconoce que Holmes (1972) sí propuso la existencia de un ámbito de reflexión sobre los propios avances de los estudios teóricos y aplicados (que denominó metateoría) de la Traductología, pero que Toury (1995) no incluye en su diagrama de la disciplina (como tampoco la historia de la traducción), es necesario prestar atención a la insistencia de Malmkjaer para que la presencia de la filosofía de la traducción se haga efectiva en la constitución de la traductología.

Entre los enfoques filosófico-hermenéuticos, son dos las contribuciones a las que me referiré ahora: el desplazamiento hermenéutico de Gerge Steiner y las propuestas de deconstruccionistas de Jacques Derrida (mediante la lectura de África Vidal). Lo que deseo hacer es plantear cuáles son las diferencias entre ambos planteamientos y mencionar algunos puntos en común de estas formas de comprender la traducción. Entre la hermenéutica de la traducción y la deconstrucción de la traducción, existe una gran distancia con respecto a lo que se entiende por significado. La hermeneútica implica la posibilidad de que el traductor conciba el texto como un todo y pueda extraer de éste un significado (Stolze 2003). Este asir el significado, que podría comprenderse como la fase de comprensión de la traslación, es el centro de las posturas hermenéuticas de la traducción. Sin embargo, en el caso de Steiner (1975) extraer el significado del texto cuenta con un correlato en la reexpresión de aquello que se ha extraído. Para Steiner el desplazamiento hermenéutico sólo se ve completo cuando el traductor ha compensado la violencia ejercida sobre el texto fuente mediante la incorporación y reexpresión del don (utilizo esta palabra por la referencia que Steiner hace a Lévi-Strauss) en el texto meta; este don marcará la razón de ser de la traducción: la posibilidad de sobrepasar el texto fuente o la de ser sólo un puente para que el lector aprecie todo el valor del texto fuente.

El desplazamiento hermenéutico plantea que existe algo que va a poder desplazarse del texto fuente al texto meta; Stolze y Malmkjaer sontendrían que esto tiene que ver con el núcleo informativo del texto o los conceptos que subyacen a la expresión respectivamente. Sin embargo, la deconstrucción de la traducción se basa en la idea de que todo significado se encuentra siempre en fuga, por su calidad de ser siempre diferido y diferente (relativo a la différance). Lo que prevalece es el significante, la parte material del signo debido a su capacidad convocadora de múltiples significados. Para Derrida, como plantea Vidal (1995), la traducción es una reescritura que logra extraer aquellos significados diversos de los significantes en un texto; la traducción tiene un carácter que potencia la capacidad de significación. La traducción es tan válida como cualquier otro tipo de producción de textos, debido a que toda (re)producción se basa en una red de intertextualidad (todo texto remite a otro). Vidal (1995) plantea que «no se trata de que la traducción pase a primer plano y de que el traductor se convierta en autor sino de subvertir los conceptos de originalidad y autoría que subordinan la traducción al texto original». Comprender que no existe original conlleva comprender que la traducción es valiosa por sí misma, deja atrás las nociones de pertenencia o autoría (como en «¿Qué es un autor?» de Foucault) y revalora el papel privilegiado de los lectores (como en «La muerte del autor» de Barthes).

Sin embargo, a pesar de la creencia hermenéutica en un núcleo significativo y su refutación por parte de la deconstrucción («there is no kernel»), en ambas posturas prevalece la posibilidad de que el texto traducido trascienda el texto original y continúe la vida del pre-texto (el texto fuente). Tanto Steiner como Derrida creen que la traducción puede establecer nuevos caminos mediante los que el texto seguirá comunicando.

OBRAS MENCIONADAS

CAMPOS PLAZA, Nicolás y Emilio Ortega Arjonilla (2005) Panorama de lingüística y traductología. Cuenca: Atrio. /HURTADO ALBIR, Amparo (2001) Traducción y Traductología. Introducción a la Traductología. Madrid: Cátedra. /MALMKJAER, Kirsten (2010) «The Nature, Place and Role of Philosophy of Translation in Translation Studies». En Rebecca Hyde Parker, Karla L. Guadarrama Garcia y Antoinette Fawcett (editoras). Translation: Theory and Practice in Dialogue. London: Continuum, 2010. / VIDAL CLARAMONTE, Maria del Carmen África (1995) Traducción, manipulación, deconstrucción. Salamanca: Ediciones del Colegio de España. / STOLZE, Radegundis (2003) «The Hermeneutic Approach in Translation». / STEINER, George (2001) Después de Babel. Aspectos del lenguaje y la traducción. México: Fondo de Cultura Económica.

Imagen de moderadorblog
Moderador Blog