Noticias Por moderadorblog - Viernes 19 de septiembre del 2014

Alumnos exploran el proceso de traducción

A continuación se presenta un trabajo exploratorio sobre el proceso de traducción que se desarrolló durante la semana 4 del ciclo 201401 en el curso de Traductología 1.

PRESENTACIÓN
Este trabajo se realizó de manera grupal y era parte del desarrollo de los contenidos de la primera unidad didáctica de dicho curso.

PUEDE VER EL GRÁFICO AQUÍ.

INTRODUCCIÓN
La traducción implica todo un proceso que no sólo incluye al traductor, sino que existen muchos actores que forman parte de ella. En este sentido, puede durar semanas y pasar por diferentes etapas para finalmente lograr un trabajo de calidad. Sin embargo, este proceso varía dependiendo de los procesos internos de cada agente o agentes de traducción. Un traductor independiente no seguirá los mismos pasos que una empresa, así como tampoco esta última no utilizará los mismos recursos que un traductor free-lancer. Mientras que una empresa puede hacer uso de diferentes recursos (humanos o materiales), el traductor free-lancer tendrá que hacer todo el trabajo por sí mismo. Los resultados difieren, así como la productividad y la capacidad de oferta de servicios.
En el gráfico que hemos preparado, buscamos representar el proceso de traducción de una empresa. De manera complementaria mediante el protocolo, explicaremos detalladamente las actividades y actores que están involucrados en dicho proceso.

ACERCA DEL PROTOCOLO
Como explicamos en la introducción, el diagrama que realizamos representaría un proceso de traducción de una empresa traductora con altos estándares de calidad. A diferencia del modelo free-lance que propone Juan Sager en La traducción especializada: Teoría y práctica profesional (2012:202), el nuestro está comprendido por 5 etapas en las que diversos agentes realizan distintas tareas, siempre apuntando al objetivo de dar el mejor servicio al cliente para ofrecerle un texto funcional. En nuestro gráfico, las etapas se dividen de la siguiente manera:
1.            Recepción del encargo
2.            Etapa pre-traslativa
3.            Etapa traslativa
4.            Etapa post-traslativa
5.            Entrega

PRIMERA ETAPA: RECEPCIÓN DEL ENCARGO
Esta fase tiene su punto de partida en el momento en que el cliente se reúne (de manera presencial o virtual) con el gerente de cuenta, quien será el encargado de la recepción del encargo de traducción y de la comunicación constante con el cliente. Es necesario resaltar que el gerente de cuenta es una persona con pleno conocimiento del mercado traductor, capaz de reconocer el tipo de texto original y el método que se podría aplicar al texto fuente en términos globales; asimismo, podrá elaborar un presupuesto y establecer un plazo de entrega en acuerdo con el cliente. Además de realizar las tareas previamente mencionadas, el gerente de cuenta deberá preguntar por los requisitos del cliente para su traducción (especificaciones respecto a la terminología, público receptor, intención, entre otros). Después de haber realizado estos pasos administrativos durante la conversación con el cliente y de haber recibido el texto original, el gerente de cuenta se dispondrá a contactarse con el gestor de proyectos más adecuado para el encargo de traducción. El gestor de proyectos es generalmente un traductor sénior, con amplia experiencia profesional en el mercado, y cuenta con un equipo definido (conformado por traductores, terminólogos, revisores y correctores de estilo) para afrontar encargos de su especialidad. El gerente de cuenta le entregará una copia del texto fuente al gestor de proyectos para que lo analice en conjunto con su equipo y así poder comenzar la siguiente etapa.

SEGUNDA ETAPA: ETAPA PRE-TRASLATIVA
Esta nueva fase está centrada, principalmente, en dos actores: el terminólogo y el traductor. En primer lugar, definiremos la importancia de un terminólogo durante el proceso de traducción citando a María Teresa Cabré en su artículo «El traductor y la terminología: necesidad y compromiso»:
[…] Por ello, la calidad de una traducción especializada requiere como recurso habitual el uso de terminología (y no de paráfrasis), adecuada al nivel de especialización del texto (por lo tanto, más o menos especializada según los casos) y real (es decir, que corresponda a los usos efectivos que hacen de ella los especialistas).
En consecuencia, la terminología es relevante en la práctica de la traducción especializada y es imprescindible que un traductor utilice terminología en sus textos. (CABRÉ 2000) Como podemos observar, la tarea del terminólogo es realizar un glosario con los términos especializados del texto fuente y ponerlo a disposición del traductor. Simultáneamente, es importante que el traductor haga una primera lectura del texto y establezca si hay algún problema de traducción (fuera de la terminología para iniciar la documentación requerida. La documentación implica hacer búsquedas de los materiales adecuados, como obras de referencia, para utilizar como apoyo al momento de traducir (RECODER y CID 2003). Por ello, la comunicación entre el terminólogo y el traductor será constante no sólo en esta segunda etapa, sino también durante el resto del proceso si es necesario.
Finalmente, el traductor, ya teniendo el glosario enviado por el terminólogo y cualquier documento de apoyo que pudiera necesitar durante la traducción, y tomando en cuenta las indicaciones que haya recibido de parte del gestor de proyectos (requisitos del cliente), elegirá el método que aplicará al presente encargo.

TERCERA ETAPA: ETAPA TRASLATIVA
En esta fase se llevará a cabo la traducción propiamente dicha, es decir, se producirá el texto meta. Debido a esto, si surgen algunas dudas por parte del traductor al respecto del texto meta., él tendrá que consultar al gestor de proyector o el propio cliente si es necesario.
Debido a que se trata un proceso brindado por una agencia traductora, el traductor en este punto hará uso de las nuevas tecnologías a su disposición, como softwares especializados o memorias de traducción, para garantizar un producto final consistente y de gran calidad. Sin embargo, esta versión no será la definitiva, pues el texto meta aún debe pasar por la siguiente fase.

CUARTA ETAPA: ETAPA POST-TRASLATIVA
Esta etapa también puede ser definida como la fase de evaluación, debido a que los revisores y el corrector de estilo son actores fundamentales en este punto. La traducción pasará por manos de los revisores, quienes y evaluarán el posible texto meta en base a los parámetros que consideramos ideales para la revisión, propuestos por Horguelin y Brunette (1998 citados en TARDÁGUILA, 2009):
1.            exactitud (fiel al sentido)
2.            corrección (respeta el código lingüístico)
3.            legibilidad (de fácil comprensión)
4.            adaptación funcional (tiene en cuenta el skopos)
5.            rentabilidad
Si los revisores encuentran algún problema en la traducción, podrán editarla para luego informárselo al traductor. Por otro lado, si ellos no encuentran ningún inconveniente, la traducción pasará a disposición del corrector de estilo.
El trabajo del corrector de estilo es arduo, pues entre sus tareas se incluye corregir errores ortográficos o gramaticales, revisar el contenido enfocándose en suprimir ambigüedades o redundancias, revisar la maquetación del texto y facilitar la lectura del texto haciendo las modificaciones necesarias. Si bien es cierto los revisores y el corrector de estilo pueden tener algunas tareas similares, el corrector de estilo se encuentra más especializado en el campo de la lingüística y la pragmática, así como en el de las herramientas informáticas (HIDALGO 2004).
Cuando se da por terminada la labor del corrector de estilo, éste procede a entregarle la versión final al gestor de proyectos para su aprobación. Consecutivamente, éste le entregará la traducción al gerente de cuenta para que se ponga en contacto con el cliente.

QUINTA ETAPA: ENTREGA
En esta última fase del proceso de traducción, el gerente de cuenta hace la entrega del texto meta al cliente dentro del plazo establecido. Se espera la confirmación de recepción del documento por parte del cliente para hacerle llegar la factura por el encargo de traducción.
Sin embargo, el proceso continúa. Si el cliente se contacta nuevamente con el gerente de cuenta para informarle de que no se encuentra satisfecho con el producto final, el encargo regresaría a la tercera etapa (traslativa) para que el traductor produzca una nueva versión del texto meta. De la misma manera, cuando se concluya esta tarea, la nueva versión pasará por las evaluaciones correspondientes por parte de los revisores y el corrector de estilo. No obstante, al haber sido rechazada la primera versión del texto meta, es importante que sea haga una revisión aún más exhaustiva para garantizar la completa satisfacción del cliente.
Por otro lado, sería ideal que el cliente se comunique con el gestor de proyectos unos días después para recibir retroalimentación del producto final y confirmar su plena aprobación.

CONCLUSIÓN
En conclusión, el proceso de traducción es complejo y necesita la ayuda de muchos autores para poder realizarse adecuadamente. En algunos casos se necesita de profesionales adicionales (traducciones jurídicas, textos médicos), ya que se necesita de su conocimiento para lograr una mejor traducción que cumpla con los estándares del cliente.
Finalmente, este proceso es diferente en cada empresa e incluso en los traductores free-lancers que existen en el mercado, debido a que ellos hacen la mayoría del proceso por sí solos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CABRÉ, M. Teresa (2000) El traductor y la terminología: necesidad y compromiso, pp. 2-4. En: revista Panace@, vol. 1, No. 2.
DELISLE, Jean y BASTIN, Georges (2006) Iniciación a la traducción. Enfoque interpretativo: Teoría y práctica. Venezuela. Universidad Central de Venezuela.
HIDALGO, Antonio (2004) La actividad del lingüista como corrector de estilo (consulta: 18 de abril de 2014) (http://www.uv.es/ahidalgo/)
LINGO24 (2014) (http://www.lingo24.es/) Sitio web de una agencia de traducción con base en España; contiene un gráfico del proceso de traducción en el que hemos basado algunas de nuestras ideas (consulta: 16 de abril).
LLASER, Eusebio (2004) Sobre la traducción: Ideas tradicionales y teorías contemporáneas. Valencia: Universitat de València.
RECODER, María José y CID, Pilar (2003) Traducción y documentación: cooperar para difundir la información. En: Anuario Académico sobre Documentación Digital y Comunicación Interactiva de la Universitat Pompeu Fabra, No. 1.
SAGER, Juan C. (2013) La traducción especializada: teoría y práctica profesional. Córdoba: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Córdoba.
SILKE, Jansen y SCHRADER, Martina (2013) La traducción a través de los tiempos, espacios y disciplinas. Berlín: Framk & Timme GmbH.
TARDÁGUILA, Esperanza (2009) Reflexiones sobre la revisión de traducciones, pp. 367-376. En: revista Mutatis Mutandis, vol. 2, No. 2.
WIMMER. Stefanie (2011) El proceso de la traducción especializada inversa: modelo, validación empírica y aplicación didáctica (tesis doctoral). Barcelona: UAB. 

Imagen de moderadorblog
Moderador Blog