Comunicación y Periodismo Por blogfacultadcomunicaciones - Jueves 24 de mayo del 2018

La nueva Lima: individualismos e hibridaciones ideológicas

El profesor Raúl Argandoña define tres perspectivas ideológicas para entender el perfil cultural del nuevo limeño.

Por: Raúl Argandoña (pcperarg@upc.edu.pe)

Casi cinco siglos después de su fundación, Lima ha devenido en una urbe marcada por la hibridación cultural bajo nuevos escenarios urbanos de globalización. Algunos autores califican este proceso como un escenario de cholificación, en el cual la mezcla de tradición y modernidad caracteriza el pensamiento colectivo de los nuevos limeños: “lo cholo aparece, entonces como la condición culturalmente híbrida del sujeto urbano migrante, situado entre las tradiciones andinas y las formas culturales modernas de la ciudad”, tal como lo menciona Juan La Cruz Bonilla en su artículo titulado Más allá de la cholificación: movilidad social ascendente entre los aimaras de Unicachi en Lima.

La hibridación cultural, inicialmente observada en el sujeto migrante, ha decantado en un variopinto espacio limeño, en donde el individualismo emprendedor convive paradójicamente con la dimensión colectiva de un espíritu cooperativista, convirtiendo a sus habitantes en sujetos homogéneos pero a la vez diferentes: “nuestro espacio (la ciudad de Lima) no es la llanura de la homogenización individualista, ni las múltiples, pero inequívocas clasificaciones de la sociedad colonial (…) Resulta entonces que no somos (los limeños) iguales, pero tampoco es exacto decir que somos desiguales. ¿Qué sucede?”, se pregunta Guillermo Nugent en su libro El laberinto de la choledad.

La nueva Lima es una ciudad de contradicciones, cuyos habitantes han ido configurando identidades diversas y fluctuantes. Los perfiles denotativos del sujeto limeño tienden a cambiar de matices en la dimensión sociocultural: esboza diversas nociones de pertenencia con referentes que navegan entre lo foráneo y lo nacional.

El activismo público liderado por jóvenes limeños en los últimos diez años (protestas contra la “Ley Pulpín” y la llamada “televisión basura”, manifestaciones a favor de la “Ley de Unión Civil”, entre otros) podría plantearnos hipotéticamente que la nueva generación de limeños manifiesta una adscripción ideológica liberal coincidente con el legado de John Locke, pensador y filósofo inglés del siglo XVII, conocido como el padre del liberalismo clásico. Sin embargo, esto no sería un razonamiento del todo correcto.

Si bien para los jóvenes limeños el diálogo político, el emprendimiento económico y las reivindicaciones sociales configuran el método para que la comunidad pueda definirse, existen otros aspectos que también definen el nuevo pensamiento limeño: valores, costumbres y tradiciones locales que se confrontan con referentes culturales foráneos a consecuencia de los procesos de globalización cultural.

El perfil cultural de los nuevos limeños podría ser entendido desde tres perspectivas ideológicas: liberalismo político de orientación mesocrática que reivindica la importancia del respeto por el individuo frente al poder del Estado; liberalismo económico caracterizado por el espíritu emprendedor de ascendencia migrante andina; y un nacionalismo simbólico que converge y contrasta a la vez con las cotidianas expresiones y representaciones cosmopolitas de la actual industria de la comunicación y del entretenimiento (cine, televisión, radio, Internet y redes sociales) a la que actualmente tienen acceso los nuevos limeños.

Bajo los tres componentes ideológicos arriba señalados, el nuevo limeño dinamiza sus diferentes encuentros y desencuentros respecto a su identidad y tradiciones. De esta manera intenta no perderse en el inmenso laberinto social que representa su entorno urbano para seguir avanzando en el entramado de la modernidad (¿o posmodernidad?) a ritmo de tecnocumbia y reggaeton.

Pulpín
(Imagen tomada de http://www.elpopular.pe/actualidad-y-policiales/2015-01-06-marcha-contra-ley-pulpin)

Imagen de blogfacultadcomunicaciones
Facultad de Comunicaciones UPC Blog